lunes, 20 de agosto de 2012

Un suspiro interminable.

Deseos, todos esos miles de deseos hechos realidad. Sueños, despertares de sonrisas que nunca existieron mas allá de la imaginación. Mil historias compartidas y mil más. Sonrisas, por cada minuto de teléfono, por cada esquina remarcada. Agarrones de almohada para dormir. El reloj no para, las horas avanzan y, en algún momento pasará. Morder las ilusiones. Notar el corazón en las llemas de los dedos. Pellizcarte la mejilla y verlo, el puente está terminado, de una ventana a otra. Subir a las nubes a besar estrellas. Perderte entre líneas. Esta empezando, ya llega, tan sólo espera.
Tic, tac, tic tac...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada