miércoles, 5 de diciembre de 2012

Para alguien que sí existe

Y otra vez sucedió.
Esa misma sonrisa que me enloquecía. Esos deseos de tenerte cerca. Sé que es difícil de entender, pero es real. Lo que siento dentro, estas ganas locas de sacarte una sonrisa. Estas ganas de hacer lo imposible para conseguirte. Has vuelto a conseguirlo, pues. Ya no paso un solo minuto sin tenerte en mi cabeza. Y puede que la espera canse, que la soledad se apodera de mi día a día, pero sigues en mi. Después de todo, sigues aquí. En ese pequeño rincón de mi corazón que muy poca gente conoce, que poca gente ha conseguido tocar. Y tu no solo lo has tocado, te has pegado a él cual lapa. Tu forma de mirar no es normal, enloquece. Y es que se me ponen los bellos de punta con solo imaginar tus suaves manos agarradas de las mías.  Pasear por cualquier lugar con un dedo en el bolsillo de tu pantalón, sí, tu pantalón. Ese mágico hueco de deseos en el que solo guardo yo una pequeña demostración de protección. Que me vuelva endeble por tu colonia. Y todas esas estúpidas cosas que pasan cuando estas... ¿cómo se dice? ah, si.. borré esa palabra de mi diccionario.

Ya no creía en princesas, ni en milagros, ni en besos mágicos. No creía en las mariposas que se agarranban a la boca del estomago minutos antes de ver a otra persona. En los nervios, en las ganas. Vivía en un mundo paralelo donde no se siente ni padece.. hasta que volviste a aparecer.

Volvieron los nervios, los agarrones de almohada con lagrimas en los ojos. Volvieron las ganas, las mariposas cuando me hablas...
Pero estás lejos... Tan lejos que casi no siento tu sonrisa, tan lejos que... no llega el puente de mi ventana a la tuya.

Y hoy hace frío.. tanto.. que me encantaría que hoy fuera uno de esos días que tantas veces imaginamos. Enredadas en una mantita, dándonos besos hasta quedarnos dormidas..

Y, a 2000 y pico kilómetros de distancia, con un frío que pela y tantas ganas de ti como intento que no veas, te deseo buenas noches. Y que me sientas, que me sientas, porque no quiero que lo olvides. Sigo aquí, para ti.

Te quiero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada