jueves, 7 de marzo de 2013

Carta a un padre que no existe.
Ya que hacer de padre no es sólo poner esa semilla. Hacer de padre es preocuparte por las preocupaciones de tus hijos. Intentar ayudarles. Un padre no te insulta, no te amenaza. Se supone que el hogar el uno tiene que ser el lugar mas agradable donde alguien puede estar. No el sitio que te imponen por obligación  Miedo al despertar. Miedo al llegar. Yo no soy libre entre estas rejas de un segundo piso. Yo pienso y no puedo hacerlo en voz alta, por miedo. Algo que nunca entenderé, como un padre le grita subnormal a un hijo. Cómo lo ve llorando y le cierra la puerta de su cuarto. Algo que nunca entenderé es amenazar a un hijo. Muy claro tengo y me prometo a mi misma.. Cuando tenga hijos prometo no parecerme ni una mijita a mi padre. Yo nunca insultare a mi hijo. No le obligaré a que no salga. Yo le advertiré, no le impondré.

Mis pesadillas han cambiado, ya no son lo que eran.. Y es que ahora tengo pesadillas con decir lo que pienso o cómo me siento en ciertos momentos. En cuando me grita, no callarme haciéndole pensar que tiene razón. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada