jueves, 2 de junio de 2011

28 de junio 2004

Sucia, tan sucia como una perra callejera... Asqueada tanto como el que huele la basura...
Me siento impotente, me siento débil, me siento como una muñequita de trapo con la que juegan a su antojo, me siento más que humillada y utilizada... Cómo pueden hacer tanto daño un par de manos que pueden hacer tantos milagros... Cómo puede ser la raza humana tan creadora y tan debastadora... Dolor... Ira... y esque no puedo parar de llorar y de pensar que podría haberlo parado, pero me sentía tan debil... Soy una puta cobarde... cobarde de no ser capaz de haber hecho que parara... Siempre hay alguien que maneja mi vida a su antojo, tanto mis actos, como mis deseos, como mis ilusiones y nose...
[...]

Memorias de lo perdido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada