miércoles, 23 de febrero de 2011

.

No quedó más que tú, no quedó más que yo en aquel extraño salón...
sin nadie que nos dijera dónde, cómo y cuándo nos besábamos...
Tenía ganas ya de pasar junto a ti unos minutos soñando...
sin un reloj que cuente las caricias que te voy dando...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada