jueves, 3 de febrero de 2011

ooog!

-Y ahí va mi última pregunta, señorita... ¿Se le olvidaron todas esas horas en vela hablando de mil tonterías sólo para hacernos reir a nosotras? ¿Se le olvidaron esos secretos compartidos? ¿Se le olvidaron en algún instante esas promesas por cumplir? ¿Se le olvidó, señorita, como huele mi pelo? ¿Cómo sabe mi boca? ¿Se le olvidó, por alguna casualidad, el olor que desprende mi cuello? ¿Dónde quedaron esos viajes impacientes y esas caricias sin final? ¿Dónde quedaron nuestros sueños encerrados? ¿Y esas sonrisas que llenaban habitaciones, dónde quedaron esas miradas que me hacían temblar?

Nosé donde se quedaron todas esas palabras, esos deseos, esos llantos por sentir tanto y que ahora es... es... tan poco... Nosé qué o quién se llevo aquello pero a mi me hacía feliz...

¿Dónde se quedaron tus ganas por intentar lo imposible por mi?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada